Empresas en las Redes Sociales

Standard

Seguro has escuchado sobre la revolución que está dándose en Internet, las redes sociales y las nuevas formas de comunicar a través de ellas. A veces es tanto lo que escuchamos que es fácil confundir las funciones y ventajas de esas herramientas que pueden apantallar a más de uno. Esto sucede porque en ellas se ha encontrado un gran potencial para mercadear y tarde que temprano, toda persona, empresa u organización tendrá que pasar por ese tipo de medios.

Si bien es cierto que estar en línea, y particularmente en las redes sociales, conlleva muchas responsabilidades y riesgos que podrían ser costosísimos, éstos son necesarios en el sentido que las masas están cada vez más acostumbradas a este tipo de comunicación, así que la ausencia ahí será tan desafiante como pretender hacer negocios hoy día y no contar con un teléfono, email o una página web. Es una transición inevitable de la que, también es cierto, se podrán obtener beneficios considerables.

La realidad es que más allá de las desventajas, tener presencia en sitios como Facebook, Twitter, LinkedIn o YouTube y saberlos utilizar hará posible revertir las áreas de oportunidad de una empresa para luego obtener beneficios ilimitados a través de buenas prácticas. Las redes sociales por definición acercan a ambas partes y crean una relación tan próxima, que en el cliente formará una confianza tal que querrá comunicarse con la empresa como si ésta le fuera más cercana de cómo realmente es. Respuestas oportunas, honestas, claras e inteligentes lograrán un engagement con la marca que ningún otro tipo de campaña de mercadotecnia se le podrá acercar.

Es por esto que muchas grandes empresas le están apostando e invirtiendo a esto como nuevas formas de comunicarse con sus clientes. De igual forma, las compañías se han visto en la necesidad de profesionalizar sus departamentos de comunicación y de relaciones públicas pues las mejor preparadas en estas áreas serán las que entregarán mejores resultados. Ello, no sólo para ganar terreno y clientes, sino también para afrontar las crisis que experimentarán al principio y prepararse con el fin de luego salir triunfantes.

Hay marcas que han presenciado terribles campañas en su contra una vez que se introducen en estas herramientas tecnológicas, pero es gracias a ello como nos podemos ayudar a evitar los errores comunes de comenzar a integrarse a Facebook o Twitter. Y es que es muy posible empezar con el pie derecho, sólo hace falta encontrar la estrategia que más le conviene a la empresa.

Por hoy, es prioridad dejar en claro la importancia de la sola presencia en las redes de Internet, pero es verdad que hay mucho más por delante. En textos siguientes explicaré cómo detectar cuáles redes sociales son las ideales dependiendo el tipo de negocio, cómo dimensionar las expectativas de entrar en ese medio, y cuáles de esas tecnologías sólo consumirán tiempo y esfuerzo sin traer grandes resultados. Otro punto será el de cómo podremos trasladar las mejores prácticas de las grandes empresas hacia las asociaciones e incluso organizaciones políticas que pretenden posicionar a sus líderes.