Bronco: El gobernador de las redes sociales

Standard

Jaime Rodríguez “El Bronco” ganó las elecciones el pasado 7 de junio convirtiéndose en el primer gobernador electo que llega sin militar oficialmente en un partido. Del ejercicio electoral en Nuevo León se pueden hacer muchos apuntes, me quedo con 3.

 

Democracia plena. 

 

A su victoria, los líderes de opinión la han calificado como un duro golpe a la partidocracia aunque sea, en realidad, el resultado de una población que no sólo vive democracia plena sino que además la utiliza para demostrar que está presente, que piensa y que es totalmente capaz de elegir como representante a quien le plazca. Cualquier discurso que minimice esta capacidad de los votantes o que los califique de dormidos y manipulados sonará a vieja retórica de quién desconoce o de quien quiere desconocer la realidad por conveniencia. Esto es un logro que hoy se disfruta gracias a los aciertos y errores de ambos, partidos y ciudadanos.

 

El candidato de las redes sociales. 

 

En lo que he publicado antes, expliqué que si bien es imprescindible hacer una buena campaña en las plataformas de redes sociales, ésta no es suficiente para comunicar ese tipo de mensajes ni mucho menos para ganar una elección. Hoy vuelvo a defender mi teoría de que el éxito de una campaña en facebook no es relevante si no es retomada por los medios tradicionales y así fue. Grupo Reforma, y no su indiscutible éxito en redes sociales, fue sin duda el ingrediente mediático que impulsó al Bronco. El gobernador electo ha dicho que su gobierno no pagará un peso a Televisa, Azteca y Multimedios para posicionar su figura en los medios, lo que es mentira pues a eso se dedicó los últimos 4 años. Llenó la radio local con canciones que lo idolatraban, la calle con panorámicos y hasta se hizo su propia película. Lo que pudo hacer sin presupuesto, lo hará con él.

 

Mayoría sin mayoría. 

 

Otro tema del que he escrito es del reto que representa para los servidores públicos electos haber ganado con porcentajes de diferencia mínimas. Cuando ganó Fausto Vallejo, escribí que sería un caso de estudio, lo que se confirma después de dos gobernadores suplentes y su salida en menos de tres años. Habremos ahora de observar los casos recientes como el de Colima donde el PRI ganó la gubernatura por menos de 600 votos.

Afortunadamente, el Bronco ganó con casi el 50% de los votos, lo que lo hace tomar un gobierno que lleva de antemano el respaldo de la mayoría de los ciudadanos. El desafío para Nuevo León será, entonces, no repetir lo que pasara con Vicente Fox en el 2000. El ingeniero Jaime Rodríguez tendrá que poner a prueba su capacidad para negociar y gobernar, ya no se diga sin la mayoría en el Congreso sino además sin un sólo aliado más que el apoyo popular expresado en las urnas, mismo que no le será eterno.

¿Influyen las redes sociales en las elecciones?

Standard

Hoy pensé que sería bueno traer el tema de las redes sociales y qué tanto peso tienen sobre todo si lo trasladamos a votos reales en las urnas.

Me acuerdo que hace casi 10 meses, cuanto apenas empezaba todo esto de las elecciones en México, escribí el texto “Precandidatos y Redes Sociales” donde, además del análisis de cómo iban, expuse que los actores políticos deberían aprovechar bien estas herramientas pero también cerré, con énfasis, el hecho de que la información de las redes sociales toma en gran medida, la agenda de los medios tradicionales y los líderes de opinión. Que realmente la influencia y poder que tuvieran radicaría en la medida que los medios tradicionales les tomaran por referencia.

Hoy sigo creyendo en esa hipótesis porque me doy cuenta en que la mayor evidencia de ello, es la existencia de ese movimiento en redes sociales que ha tomado importancia porque… ¿qué crees?, ¡Pues porque es una lucha contra los medios tradicionales! y mejor aún: ¡Los medios tradicionales son los que mayor difusión les han dado! No sé si los chavos de las marchas estarán conscientes de eso, igual me parece un caso digno de mucho estudio.

Aterrizando un poco todo esto a los temas de coyuntura, yo sí comentaría que si bien es cierto que en las redes sociales hay un importante grupo de personas que irán a votar, muchas veces podemos caer en la tentación de sobredimensionar lo que en ellas ocurre. Lo digo porque me parece absurdo que haya quien salga con los comentarios más desatinados al grado de señalar que todos estén contra un candidato o a favor de otro. Peor aún si luego quieren extrapolar eso a toda la sociedad mexicana. Nada más equívoco. No es así. Por esas prácticas de pensar ingenuamente que lo que uno rescata de Twitter es la extracción de todo el país, luego sobran difamaciones que si todas las encuestas nos quieren manipular o que si están cuchareadas.

Pongamos un ejemplo. SDP Noticias ha hecho un ejercicio interesante sobre la comentocracia de Twitter sobre política en tiempos electorales y me parece que es muy revelador. Básicamente, cuantificaron la cantidad de usuarios, tweets y hashtags que se usaron en un periodo de tiempo, en abril, para ser preciso. De este proceso me quedo con 3 datos que creo son contundentes:

  1. La mayor cantidad de tweets sobre un tema de las elecciones en México ha sido 65, 201 y éstos fueron mencionados por exactamente 17, 052 usuarios.
  2. El tema que le siguió en popularidad no alcanzó siquiera los 33 mil tweets, ni tampoco fue tuiteado por más de 11 mil usuarios.
  3. Hay hashtags que han sido populares… ¡con tan sólo 5,178 tweets en total!

Para mí, estos datos nos dicen con claridad que los Trending Topics de Twitter sirven más para crear percepciones equívocas que para darse cuenta de una realidad. ¿Con qué cara, conociendo estos números, nos pueden decir que la opinión de los tuiteros es la de todo el país?

Imagínate cuánto hablan estos datos sin siquiera tomar en cuenta que la penetración de Internet y redes sociales está concentrada en gran medida en la zona metropolitana del valle de México. Precisamente ayer, publicó la Jornada que unos investigadores de la Universidad Iberoamericana y del Observatorio y Monitoreo Ciudadano de Medios, estiman que las cuentas automatizadas (yo agregaría que por ende, son anónimas) podrían ser hasta 40% del total de las cuentas que comentan sobre política. Imagina ahora, por ejemplo, que del hashtag político de 5 mil tweets (el menos popular), casi la mitad de esos pudieron ser comentados por cuentas anónimas o automatizadas, ¿es ésa una verdadera influencia para los electores de la próxima elección?

A mí me parece que más bien, las redes sociales han logrado, sin el mínimo sentido, apantallar a más de uno.

¿Cómo interpretar las encuestas?

Standard

Después de varios meses, hoy retomo algunas de las ideas que he tratado de exponer previo a la elección del 1 de julio. El primer tema me parece fundamental y es acerca de tantos mitos sobre las encuestas que hay que tomar en cuenta para que poderlas interpretar de una manera más objetiva.

Teoría en pocas palabras.

Existen muchas teorías y estudios relacionados con lo que se conoce como opinión pública. Si bien se defiende siempre el  concepto de que los resultados de las encuestas no necesariamente corresponden a las ideas de la opinión pública, éstas son el único ejercicio cuantitativo con el que se cuenta para medir la variación de tendencias en una línea del tiempo, por ejemplo, en tiempos electorales. Esto sucede porque ningún otro ejercicio ha surgido que lleve la lógica electoral, es decir, que todos los votos cuentan igual sin importar de quien vengan y además son obtenidos de una muestra estadísticamente válida para una población con un cierto nivel probable de heterogeneidad.

Que no te den gato por liebre.

Sin ahondar más en ello, un mito que no puedo pasar desapercibido es el que nos quieran vender sondeos por encuestas. Ni son lo mismo, ni sirven para lo mismo. Las encuestas son caras y metodológicas, mientras que los sondeos son generalmente más baratos y se realizan en condiciones, digamos, de informalidad. Un sondeo nos ayudará entonces a conocer diferentes posturas entre los entrevistados, generalmente cercanos al que pregunta, y también cuáles posiciones son más activas que otras. Un sondeo puede ser, por ejemplo, un locutor pidiendo a sus radioescuchas que hablen al aire para dar sus opiniones o cualquier consulta entre amigos, familiares y/o redes sociales en Internet. Por el sesgo que concentran cada uno de esos ejercicios al preguntar a quienes son nuestros cercanos, de alguna forma, y al recibir respuesta de quienes son más activos en el tema en cuestión, un sondeo no tiene validez estadística.

Aterrizando las ideas.

Sé crític@ con todos los ejercicios de opinión, pero no dejes de tener cuidado con los sondeos anónimos, los de Internet y los de las redes sociales que se pasan entre amigos, ya que ninguno de estos últimos discrimina votos múltiples o de personas que legalmente están imposibilitadas para emitir un voto por edad, nacionalidad o cualquier otra cuestión.

A dónde va Fausto?

Standard

En días pasados Michoacán presenció una de las más cerradas y polémicas elecciones en los últimos años en nuestro país. Seguro, no les fue fácil a los michoacanos, sin embargo ahora sí, viene lo complicado.

Haciendo una recapitulación, las elecciones en ese estado fueron muy relevantes por distintos factores que resumo a continuación. En primer lugar, el Partido de la Revolución Democrática pierde una de sus tres gubernaturas en el país, lo cual no puede dejar de interpretarse como un golpe a su estructura meses antes de la elección presidencial en 2012. Por otro lado, la ex-candidata del PAN y hermana del presidente, Luisa María Calderón pierde, en lo que pareció ser, la mayor apuesta del gobierno federal para las elecciones de este año, lo cual resultó ser insuficiente. Después de que el domingo de la elección los tres candidatos se declaran ganadores, llega una serie de ataques que luego se van disolviendo entre el conteo y las resoluciones del TRIFE. En Michoacán ganó el PRI de la mano de Fausto Vallejo, con una campaña que hacia afuera se mostró intensa pero a la vez mesurada y que le permitió, al menos, mantener una ventaja con la que desde el principio contó el entonces candidato.

El resultado de las votaciones fue muy importante: 35.44% PRI, 32.63% PAN, 28.81% PRD. Éstos, animan a la discusión sobre las consecuencias de una elección cerrada, las cuales ya se han presentado a nivel federal y, de igual manera, en otras regiones del país como Nuevo León y Veracruz.

Es evidente que para el gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, no ha sido fácil la tarea de convencer a los nuevoleoneses respecto a sus acciones de gobierno y parte de eso, podría ser producto de una elección cerrada como antecedente. Cabe recordar que sólo tres años después de que ganara Fox en el año 2000, dando paso a la alternancia en la presidencia de la república, se da la alternancia también en el gobierno estatal de Nuevo León pero a la inversa. Así, el PAN deja de ser gobierno y gana Natividad González Parás del PRI con un porcentaje de más del 55%. Esto último contribuye a la reconstrucción de un gobierno estatal desde una postura claramente mayoritaria.

En las elecciones de 2009, aunque Rodrigo Medina gana con casi un 6% sobre su más cercano competidor, en realidad se da una elección de mitades, que a juicio propio, resultó ser el principio de un movimiento hacia la polarización. Por el contexto histórico del PAN, es esperable que durante sus años en el gobierno y dos sexenios de oposición, hayan creado la suficiente estructura para golpear, lo que los hace hoy muy enérgicos en el impulso de sus movimientos como opositores al PRI del estado, logrando replicar sus mensajes poco a poco entre la población. Además, debido a las diferentes crisis que se han experimentado recientemente, resulta evidente que las labores de los panistas de esa región se han facilitado. Cualquier detalle en contra es maximizado y el mayor esfuerzo del gobierno es repudiado, lo que provoca una tensión tan grave, que trasladan ese sentimiento de derrota hacia los ciudadanos. Definitivamente será bueno para los partidos de oposición pero no para el estado y sus gobernados.

En las últimas de Veracruz, pasa algo similar. En 2010 Javier Duarte logra que el PRI repita en el estado pero lo hace por poco más del 3% y en medio de discusiones y enfrentamientos, recibe su constancia de mayoría. Hoy, es posible ver desde fuera cómo la popularidad del gobernador no está en su mejor momento y quizá no le vaya a favorecer en los días siguientes. No si antes no viene de su equipo una gran estrategia de renovación que logre invertir las energías en su contra y que, desde su posición, formule planes de contingencia para todas las crisis que le pudieran llegar, por que los movimientos de oposición le estarán buscando cualquier mínimo gesto pues buscarán no sólo polarizar, sino ganar terreno para lo que venga.

Fausto Vallejo llega a Michoacán triunfante, sí, pero en condiciones no muy distintas a las de estos dos casos que propongo. Deberá tomar en cuenta que más del 60% de la población no le otorgó el voto. Tendrá que sentarse con su equipo a formular una gran campaña de identificación de los gobernados, con un nuevo gobierno y asegurarse de que estos noten la diferencia. Es muy importante que sepa que los ataques de campaña no acabaron ahí y que predeciblemente le serán más enérgicos toda vez que ocupe su cargo. Acciones como entender al electorado y propiciar la “reconciliación” tendrán que venir acompañadas de un eficiente esquema de prevención y de resolución de crisis, además de un poderoso organismo especializado en comunicación (tanto interna, como externa) para que la gente esté convencida de que su voto por un cambio sí valió la pena.

¿Estudios universitarios patrocinados en México?

Standard

¿Qué pasaría si de pronto nuestro país se convirtiera en potencia mundial en calidad de la educación universitaria? ¿Qué pasaría si se garantizara la inserción laboral de todos los estudiantes universitarios en México?

Lo que sí pasa el día de hoy me parece alarmante: Según Education at a Glance, la población mexicana matriculada en el rango de edades de 20 a 24 años es de alrededor del 17%. No es un dato alentador y si nos detenemos a pensar, quizá el problema venga desde el principio.

Mexicanos Primero es una organización que de hace tiempo estudia la educación básica en el país. En algunas de sus investigaciones han declarado datos importantes sobre la deserción escolar y las brechas en educación básica que existen a lo largo y ancho de la república. Lo anterior los ha orillado a impulsar también, la idea de fijar metas cuantificables para los gobiernos venideros y de alguna manera contribuir a que el compromiso de éstos no sea sólo de palabra. Eso es lo que han dicho que buscan desde que se creó la asociación en 2005.

En ese contexto y además de esos esfuerzos, no está de más echarle una pensada e imaginar la opción de un nuevo modelo de educación universitaria, sugeriría yo, que vaya muy ligado a las empresas nacionales y extranjeras que tengan inversión en México. Ello podría ser relevante no sólo para empujar la competencia en educación superior sino además, para generar más y mejores empleos.

Por ejemplo, el motor económico y de desarrollo de Alemania es, principalmente, la innovación tecnológica. Basta con nombrar iconos de la tecnología en el mundo como Siemens, Mercedes-Benz, Bosch, SAP o Porsche para entender que su apuesta va por la ingeniería y la ciencia. Lo han logrado gracias a diferentes tipos de esfuerzo y a políticas públicas de varios años pero, respecto a lo que me comentaron algunos docentes de ese país, uno de los éxitos se ha obtenido por la relación que las empresas de desarrollo de tecnología han sostenido con la educación superior. Muchas de las mejores universidades de Alemania son gratuitas y soportadas por las grandes empresas que buscarán que, una vez graduados, los estudiantes formen parte de su equipo. Sucede que, paralelamente a sus clases, los alumnos también son preparados haciendo prácticas profesionales en dichas compañías. Suena a una lógica relación de ganar – ganar y no sólo eso, ya que así crean la garantía de ser siempre los más innovadores y más competitivos al mismo tiempo que generan desarrollo educativo y económico para su país. Supe que en muchos casos, este tipo de empresas patrocinan todos los estudios de estudiantes con potencial con el compromiso de luego trabajar para la misma una vez graduados.

En un mundo que se antoja mucho más que global para mañana, tendríamos que pensar en nuevas alternativas para mover la educación en nuestro país. Siendo la inserción laboral uno de las principales oportunidades, veo el caso de Alemania tan relevante como para pensar en un programa piloto para México. Al menos a mí, me gusta la idea. ¿Y a ti?

Un Facebook para adultos, o adultos para Facebook

Standard

En Facebook, las brechas generacionales más amplias logran mezclarse en un mismo espacio de libre expresión. ¿Qué tan peligroso es esto?

No es tan grave en teoría, porque afortunadamente el equipo de esta red social ha trabajado duro (–y, claro, para nada suficiente-) en las configuraciones de privacidad de los usuarios que incluye hasta ser prácticamente invisible a los demás. El problema llega cuando la gente que más necesita de configurar su privacidad, no lo hace.

En días anteriores, tuve la oportunidad de hablar con niños y adolescentes, de diferentes edades y me sorprendí de su afinidad por Facebook. En teoría, el sitio no permite que personas menores de 13 años se inscriban. Los niños y niñas que me dijeron que tenían Facebook iban de los 8 a 11 años y uno que otro de 12. Ninguno pasaba de 13.

Según estadísticas de onlineschools.org, sólo el 48% de los usuarios de Facebook están en el rango de edad de entre 18 y 34 años. Consumer Reports publicó en 2010 que al menos en Estados Unidos había unos 7.5 millones de usuarios menores a la edad mínima. Estas cifras preocupan porque se está tratando de la información pública de millones de personas que, sin saberlo, comparten más información de la que deberían y no sólo eso, a veces sí lo saben pero no están conscientes del grave error que cometen. Aunque sean muy importantes las configuraciones de privacidad,  personalmente creo que el problema más relevante es el uso indiscriminado e inocente de este tipo de tecnologías.

Algo similar pasa con los adultos. Hombres y mujeres en rangos de edad que van por encima de los 34 años son también propensos a utilizar las redes sociales de manera irresponsable, específicamente en Facebook, y algunos no lo saben. Esto puede suceder porque la generación a la que pertenecen quizá no esté tan enraizada en estos temas y tecnologías. Quiero decir que el grueso de las personas mayores a 34 años no nació o se educó frente a una computadora personal y pudiera darse el caso que no gocen de plena madurez tecnológica* para asimilar los riesgos y responsabilidades de suscribirse a un sitio de Internet. Esto no significa que sea malo, ignorancia, ni mucho menos, sino simple cuestión generacional.

Y no es casualidad pues la realidad es que Facebook no fue diseñado para niños, adolescentes e incluso ni para adultos con edades superiores a la del grueso de la comunidad universitaria. Mark Zuckerberg, entonces estudiante de Harvard creó esta red social en el año 2004, de universitarios para universitarios. Años más tarde, por su popularidad y un claro modelo de negocios inclusivo, llegan más y más personas hasta lo que conocemos hoy. Una prueba concreta de este último punto es que yo, por ejemplo, un servidor, me registré en Facebook de la única manera que se podía en aquel momento, es decir, con una cuenta de correo que debía ser validada como universitaria. De entonces a acá, han cambiado muchas cosas.

Mi sugerencia no tiene nada que ver con mantenerse ajeno a Facebook pero sí con aprender a hacer consciencia sobre el uso responsable de ésta y otras plataformas de redes sociales por Internet. Concretamente y sabiendo que a la fecha cuenta con más de 750 millones de usuarios, creo que nuestra tarea puede ser al menos una de dos: o construir un Facebook para adultos, o construir adultos para Facebook. Lo ideal será convivir en redes sociales, y aprovecharlas al máximo, siempre y cuando uno (su familia o su carrera profesional) no muera en el intento.

Para terminar este texto, dejo unos puntos importantes que todos deberían de considerar, sobretodo los asiduos usuarios de Facebook:

  • Para nada es un sitio comunitario, Facebook es un negocio. La empresa californiana gana dinero de la publicidad que le aparece a los usuarios y ésta aparece dependiendo de la información que se tiene sobre ellos (edad, sexo, gustos, etc.). Y a mayor información, mayor negocio.
  • Existen procesos legales en contra de Facebook que evidencian que el sitio guarda la información (fotos, clics en “me gusta”, mensajes, chats y otros archivos) de un usuario, aún si éste los elimina.
  • Al darle clic en “me gusta” a cualquier página, tu nombre y perfil podrán aparecer en diferentes sitios web, como los sitios oficiales de las empresas. Lo mismo pasa con los enlaces (links) que compartes y otro tipo de noticias en línea.
  • Un estudio de Kaplan señala que al menos un 38% de usuarios adolescentes ignora las peticiones de amistad de sus padres. Por otro lado, más del 43% de los adolescentes encuestados declaró que tienen a sus padres como amigos pero que o no les dan acceso a su información a sus papás o está se la tienen muy restringida.

 

*Madurez tecnológica es una sugerencia propia para llamar una actitud difícil de medir pero que referencia a la relación que existe entre saber usar las tecnologías de información y además usarlas responsablemente respecto al uso cotidiano que las personas le dan a dichas tecnologías.

Empresas en las Redes Sociales

Standard

Seguro has escuchado sobre la revolución que está dándose en Internet, las redes sociales y las nuevas formas de comunicar a través de ellas. A veces es tanto lo que escuchamos que es fácil confundir las funciones y ventajas de esas herramientas que pueden apantallar a más de uno. Esto sucede porque en ellas se ha encontrado un gran potencial para mercadear y tarde que temprano, toda persona, empresa u organización tendrá que pasar por ese tipo de medios.

Si bien es cierto que estar en línea, y particularmente en las redes sociales, conlleva muchas responsabilidades y riesgos que podrían ser costosísimos, éstos son necesarios en el sentido que las masas están cada vez más acostumbradas a este tipo de comunicación, así que la ausencia ahí será tan desafiante como pretender hacer negocios hoy día y no contar con un teléfono, email o una página web. Es una transición inevitable de la que, también es cierto, se podrán obtener beneficios considerables.

La realidad es que más allá de las desventajas, tener presencia en sitios como Facebook, Twitter, LinkedIn o YouTube y saberlos utilizar hará posible revertir las áreas de oportunidad de una empresa para luego obtener beneficios ilimitados a través de buenas prácticas. Las redes sociales por definición acercan a ambas partes y crean una relación tan próxima, que en el cliente formará una confianza tal que querrá comunicarse con la empresa como si ésta le fuera más cercana de cómo realmente es. Respuestas oportunas, honestas, claras e inteligentes lograrán un engagement con la marca que ningún otro tipo de campaña de mercadotecnia se le podrá acercar.

Es por esto que muchas grandes empresas le están apostando e invirtiendo a esto como nuevas formas de comunicarse con sus clientes. De igual forma, las compañías se han visto en la necesidad de profesionalizar sus departamentos de comunicación y de relaciones públicas pues las mejor preparadas en estas áreas serán las que entregarán mejores resultados. Ello, no sólo para ganar terreno y clientes, sino también para afrontar las crisis que experimentarán al principio y prepararse con el fin de luego salir triunfantes.

Hay marcas que han presenciado terribles campañas en su contra una vez que se introducen en estas herramientas tecnológicas, pero es gracias a ello como nos podemos ayudar a evitar los errores comunes de comenzar a integrarse a Facebook o Twitter. Y es que es muy posible empezar con el pie derecho, sólo hace falta encontrar la estrategia que más le conviene a la empresa.

Por hoy, es prioridad dejar en claro la importancia de la sola presencia en las redes de Internet, pero es verdad que hay mucho más por delante. En textos siguientes explicaré cómo detectar cuáles redes sociales son las ideales dependiendo el tipo de negocio, cómo dimensionar las expectativas de entrar en ese medio, y cuáles de esas tecnologías sólo consumirán tiempo y esfuerzo sin traer grandes resultados. Otro punto será el de cómo podremos trasladar las mejores prácticas de las grandes empresas hacia las asociaciones e incluso organizaciones políticas que pretenden posicionar a sus líderes.

Para ser escuchados: escuchemos.

Standard

Me sorprende que haya muchos jóvenes que se incorporan a esta moda de condenar de forma tajante e intolerante, ahora a través de las redes sociales. Y no por el hecho de ejercer el derecho a la crítica, –lo cual es absolutamente válido-, sino porque en ocasiones considerables esas condenas no cuentan con un propósito real y concreto más que el de reprochar o replicar un mensaje que destruya. Peor aún cuando ni siquiera existe una intención propia.

Para abrir nuevos espacios y mejorar su rumbo, nuestro país necesita echar mano de las nuevas generaciones.  Jóvenes dispuestos y ciudadanos con compromiso para lanzar propuestas y proyectos que lleven a construir un mejor país. Eso necesitamos y no lo contrario.

Es conveniente también, que esta generación asumamos la responsabilidad que nos pertenece y que va muy ligada a la urgencia de hacer y representar la diferencia: saber escuchar.  Lastima ver cómo existen jóvenes que lejos de lograr todo esto, bloquean discursos o tapan sus oídos a informes y políticas públicas que pretenden multiplicar resultados. La crítica destructiva y el prejuicio sin propuesta sólo denigran la discusión y entorpecen la producción de obras que benefician a los gobernados. Sorprende ver a jóvenes enjuiciar a un pasado que no conocen y a todo tipo de autoridad a la cual no han mostrado el mínimo interés de acercársele con una idea. Resalta que, en lugar de sumar, personas de esta generación ejerzan de manera equívoca su derecho a la protesta porque no logran otra cosa que funcionar como repetidores de un mensaje que, no sólo no presenta propuestas, sino que aparte está manchado de intereses particulares de unos cuantos. Raro es que, a veces, o no lo notan o no lo quieren notar.

Las generaciones de hoy deben ser reconocidas por representar un cambio verdadero en las prácticas como ciudadanos. Los jóvenes de hoy debemos aprender a ser transparentes, a sumar esfuerzos y a proponer proyectos que unan a la gente con quienes guían al país. Escuchando y no bloqueando. Ninguna opinión merece ser callada. Mucho menos cuando podemos aprender mucho de ella. Antes de condenar, antes de juzgar y antes de servir a intereses particulares, es necesario escuchar para diferenciarnos de las prácticas represoras que no nos gustaron del pasado, en lugar de recurrir a ellas. Escuchar para, entonces sí, ejercer y hacer valer nuestra crítica, pero una crítica que sea inteligente y constructiva con la que podamos ganar el derecho y el prestigio suficiente para que ésta sea tomada en serio.

Para ser escuchados, escuchemos.

Frase de Steve Jobs en 1989

Standard

You can’t just ask customers what they want and then try to give that to them. By the time you get it built, they’ll want something new.

-Steve Jobs, 1989

Venderse al Mejor Postor

Standard

Al momento de condenar públicamente la corrupción, todos somos los primeros en levantar la mano y, enérgicamente, pedir que se elimine por ser la raiz de los problemas del país. El planteamiento que hago hoy, es hasta dónde un acto deja de considerarse como de corrupción.

Empiezo por algunos ejemplos.

  1. Cuando vas al banco existe la fila llamada Premier o Elite que referencia al tipo de cliente que eres. Esto quiere decir que pagas más al banco que aquellos que están esperando ser servidos haciendo una fila más larga, y por eso puedes ahorrarte tiempo al no tener que formarte.
  2. Entiendo que en una empresa/organización (del tamaño y tipo que sea), cuando se tiene una buena relación con otra a través de sus directivos, es común que esto ayude a que se compren y vendan mutuamente para favorecer a ambas partes.
  3. Es sabido también que los medios de comunicación, en su calidad de empresas privadas, tienen la libertad de informar con tendencias, tanto positivas como negativas, hacia alguna marca, patrocinador, ideología política o religiosa.

De los ejemplos anteriores, sinceramente, jamás he escuchado algún pronunciamiento realmente serio, o sea en menos palabras, a pocos o a nadie les hace ruido.

Cambiemos el panorama un poco. Creamos ahora que el primer caso de los que enumeré, se da en un hospital, sea público o privado. Para el caso dos, imagine que una de las empresas se trata de la institución pública que usted prefiera. Por último, el tercer ejemplo compárelo con lo que sucedería si, en lugar de medios de comunicación, se tratara de la escuela de sus hijos.

Esa práctica de venderse al mejor postor, totalmente condenable cuando se ve de lejos, pero práctica y cómoda cuando se viven los beneficios de cerca, es tan común que a veces llega a cegar, voluntaria o involuntariamente, porque no existe realmente una barrera tan definida que nos diga que lo que hacemos se parece a corrupción. Por estar siempre a la vista, la mente se acostumbra y no ve más allá del acto que parece favorable pero que, al mismo tiempo, multiplica esa insensibilidad a ser parte de él.

La organización Transparency International: The Global Coalition Against Corruption ha visto descender el puntaje (menos puntos = mayor corrupción) en 4 décimas sobre la percepción de corrupción en México, del año 2001 al 2010. Para ese último reporte, nuestro país se encuentra en el lugar número 98 de 178 calificados, donde el número 1 es el menos corrupto con índice 9.3 (Dinamarca, Singapur y Nueva Zelanda), contra un mexicano 3.1. Poco hemos hecho al respecto, como gobiernos y como ciudadanos, para revertir la tendencia sino al contrario.

En un sistema que permite gobiernos sumamente opacos, será imposible llevar a la ejecución planes y programas que cambien las cosas dramáticamente. Aún así, creo que es posible dar saltos positivos a través de los sistemas de información. En mi opinión, sistemas tan “simples” (relativamente) como las redes sociales han logrado golpear la opacidad en los medios de comunicación, que si bien lo hacen con poca fuerza, es innegable que ello representa un avance en ese tema. Un sistema computacional robusto, con verdadera voluntad, participación ciudadana y, claro, muchísimo sacrificio por parte de todos, podría dar un primer buen paso. Pero hay que ser honestos pues suena increíble pensar en llegar a ver estos últimos cuatro factores juntos. ¿Existirán otras alternativas para nuestro problema?

Personalmente, me resulta sorpresivo que la Real Academia Española defina “corrupción” como una práctica que se da en las organizaciones, “especialmente en las públicas”, en la cual se utilizan las funciones y medios, -y así dice-, “en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores”.

Me parece que el término “corrupción” al estar normalmente recargado sólo en las instituciones públicas, está mal definido. Esto me hace pensar que el problema de la corrupción viene desde la definición del problema mismo.  Y mientras no se pueda definir bien, jamás podrá resolverse.